Home > Cartera de Servicios > logopedia > Consejos
Consejos

 

EL PLACER DE LA COMUNICACIÓN

 

      El placer de hablar nace cuando alguien a quien el niño ama, en quien confía, escucha con interés su emisión de sonidos, sus intentos de comunicarle algo, y le da una respuesta. Es así cuando el niño se siente aceptado, comprendido y estimulado a nuevos intentos de expresarse.

 

      Cuanto más gratificantes sean sus experiencias en sus intentos de comunicarse, más necesidad tendrá de comunicar algo a alguien y mejor aprenderá a hablar.

 

      Unos padres habladores y sonrientes son un premio para el niño. La comprensión y expresión oral se enriquece dando a nuestros hijos verdaderas posibilidades de que hable y se dé cuenta de que es adecuado.

 

Tonificar los músculos que intervienen en el habla para mejorar la articulación

 

      El mejor ejercicio es aprovechar las situaciones cotidianas y habituales que forman parte de las rutinas diarias. En este caso la masticación, es importante que el niño mastique los alimentos. Otro ejercicio sería aprender a sonarse la nariz.

 Algunas actividades que se pueden hacer son las siguientes:

 

* Enseñarle a coger aire por la nariz y echarlo por la boca.

 

* Favorecer la producción y la repetición de sonidos del ambiente (coche de bomberos, moto, ambulancia, lluvia,...) o de animales (perro, gato, gallina, etc.). Podéis aprovechar los momentos de juego al manipular objetos y juguetes (animalitos, coches, trompetas, hacer como si se come, etc.) para hacer los sonidos u onomatopeyas y realizar gestos delante del espejo.

 

* Enseñarle al niño a observar las cosas, para que pueda hablar de lo que ve y para que aprenda nuevos significados de palabras. Aprovechar cuando estáis dando un paseo por la calle o por el parque para animar al niño/a a que explique lo que ve: árboles, casas grandes, flores, buzones, etc. Cuando regreséis a casa haced que cuente a los demás lo que ha visto y que haga un dibujo.

 

* Hablar al niño /a tan a menudo como sea posible, la mejor situación son las actividades conjuntas: observando dibujos, láminas de cuentos, fotos, puzzles, libros con imágenes, etc. Observad lo que está pasando y hacerle preguntas que le obliguen a pensar. Por ejemplo, ante una lámina de la playa se le puede preguntar: "¿Qué está pasando en este dibujo?", "¿Crees que hace frío o calor? ¿Por qué?", etc. También se pueden coger dos láminas que representen dos situaciones distintas, por ejemplo, el verano y el invierno e ir descubriendo las diferencias.

 

* Hablar de personas, objetos y hechos que estén inmediatamente presentes en el contexto al que el niño/a atiende.

 

 

¿Cómo ayudaremos a desarrollar la capacidad del lenguaje?

Nuestra forma de expresarnos sirve de modelo a los niños.

 

* Siempre que nos dirijamos al niño/a hablarle de forma correcta, no empleando un lenguaje infantil, sin prisas y mirándolo a los ojos.

 

* Acoger favorablemente todo lo que dice el niño. Cuando diga una palabra o frase mal, la persona que está con él la dice correctamente, haciéndole de modelo de lenguaje.

 

* Ir ampliando sus enunciados, por ejemplo, cuando el niño dice "veo un coche" contestarle: "Sí, veo ese coche, con el techo negro, que va muy deprisa y está adelantando al autobús"

 

* Respetar su ritmo, dejándole un tiempo para que diga lo que desea. Hay que esperar a que termine de hablar antes de interpretar o hacer lo que él os pide.

 

* Incluir mayor número de peticiones de información que de acción, para estimular el uso del lenguaje por parte del niño/a.

 

* Aprovecharemos todas las rutinas del día y las actividades de la vida diaria (poner la mesa, la comida, el baño, vestirse, irse a la cama) para ir nombrando todos los elementos que intervienen y hacer comentarios sobre lo que estamos haciendo, por ejemplo, al volver de la compra le pediremos que nos ayude a ordenarla e iremos nombrando lo que hemos comprado señalando para que sirve cada cosa; a la hora del baño iremos nombrando todos los objetos que empleamos e iremos diciendo todos los pasos que vamos dando y luego los recordaremos con él. Al tender la ropa enseñarle al niño/a los nombres de la ropa y otros conocimientos sobre su tamaño y colores. Así adquiere el vocabulario básico de su uso diario.

 

* Hacerle participar en situaciones de la vida diaria: cuando vais a comprar, a hacer un recado, durante las comidas, etc. Explicarle qué vais a hacer y si es posible dejarle que participe en la actividad, por ejemplo, que coja en el supermercado lo que vais a comprar, decir los nombres de las diferentes frutas, etc.

 

* Ver con los hijos algún programa de televisión que les guste. Hacerle preguntas acerca de lo que ha visto. Los programas de televisión pueden servirnos como otro recurso para que aprendan, siempre que los veamos con ellos y dialoguemos acerca de lo que ven.

 

  • Darle conversación, evitando hacerle excesivas preguntas y animarle a hablar en situaciones de no tensión.
  • Leer cuentos junto al niño, comentar lo sucedido en el colegio,en casa, hablar de cosas que le interesen,...
  • Prestar mayor atención al contenido de lo qué dice que a cómo lo dice. Hacer comentarios sobre la idea que quiere trasmitir. 
  • Darle todo el tiempo necesario para que hable sin interrupción.
  • No pedirle que hable delante de otras personas.
  • Evitar cualquier comentario o expresión facial que muestre desaprobación del habla del niño.
  • No corregir las repeticiones o bloqueos. 
  • No mostrarse impaciente o desconcertado ante el habla del niño.
  • No hacer observaciones acerca de la forma de hablar que tiene el niño.
  • Permitirle errores y que vea cómo los demás también los cometen
  • Favorecer el lenguaje espontáneo.
  • Comentar en voz alta tanto vuestras acciones como las que realiza el niño.
  • Crear situaciones comunicativa.
  • Haz que sienta que le entiendes.
  • Siempre que se inicie una conversación intenta que ésta se mantenga el mayor tiempo posible.
  • Ofrécele siempre el modelo correcto.
  • Da la vuelta a sus preguntas animándole a pensar.
  • Usad preguntas abiertas, donde la respuesta no se limite a un sí o un no.
  • Dramatizar e interpretar los cuentos.
  • Un habla lenta.
  • Frases sencillas y cortas.
  • Eliminar preguntas, interrupciones y exigencias.
  • Ajustar nuestro lenguaje 

 

 

CONCLUSIONES

  • Siempre debéis recordar la singularidad del niño. 
  • Buscad una comunicación positiva.
  • Plantead los objetivos a medio y largo plazo.
  • Estimular desde la vida cotidiana con constancia y buena dosis de paciencia.
  • Vuestras actuaciones deberán ser directas e indirectas.
Facebook
DOWN ZARAGOZA C/ Lagos de Coronas, 30-34 local (acceso por Carrera de la Camisera) 50011 Zaragoza
Tel. Fax: 976 38 88 55 info@downzaragoza.org
Icono de conformidad con el Nivel Doble-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
Creado por iA Soft